Therapy Circus y ENLAZA, un proyecto sorprendente detrás de un nuevo #seriousgame
febrero 4, 2017
La propuesta de valor en fisioterapia, entre putas y dentistas.
marzo 14, 2017

Fisioterapeutas 2.0 de 2ª… generación

Lejos queda ya aquel 2011 en el que las redes bullían con debates constructivos (o no), con ideas, proyectos con los que dar un nuevo enfoque a la profesión aprovechando la cultura 2.0 que estaba empezando a despuntar entre varios colectivos de profesionales sanitarios de España. Pocos fisioterapeutas había entonces dando la cara y la tecla por ese nuevo modelo horizontal de transmisión de conocimiento, en el que la información no era el poder, sino la capacidad de compartirla. Pero más allá de mis memorias de “abuelo cebolleta digital” me gustaría hacer una reflexión sobre el camino que en mi opinión ha tomado la Fisioterapia 2.0 desde entonces, poner un punto de pausa sobre cómo hemos llegado hasta donde estamos, y hacia dónde queremos o deberíamos querer ir.
Después de estos años la presencia de fisioterapeutas en la red que han dado el paso de exponerse con más o menos éxito, con más o menos capacidad, ha crecido exponencialmente. Si ya el informe Janssen en su 2ª Oleada dejaba entrever, a pesar de sus limitaciones, que la figura del fisioterapeuta 2.0 no era un espejismo, hoy en día podemos aseverar que hay incluso varias generaciones de fisioterapeutas 2.0 que pueblan los “timelines” y “muros” de las distintas redes sociales. Si bien Twitter ha dejado paso a los grupos profesionales en Facebook como principal foro de interacción entre colegas, en esencia, el formato de comunicación no ha cambiado mucho, pero si el fondo: cada uno aporta su opinión (formada o no) sin desear si quiera que aporte algo al debate, más allá de lucir palmito con la foto de perfil o el meme de turno, esperando que destaque entre la retahíla de improperios que la mayoría suelta en los comentarios.
Y es que ahora resulta complicado encontrar un hilo en el que se pueda extraer algo de información interesante, los mensajes que adjuntan enlaces que aportan algo de conocimiento escasean, y en muchas ocasiones se comparten a bulto como parte de una, en mi opinión mal entendida, estrategia de posicionamiento con la esperanza de generar o mantener una imagen “de marca”, y poder obtener algún tipo de rendimiento económico en algún momento.
El altruismo intelectual, con el fin único de aportar información relevante que favorezca el desarrollo del colectivo, con el espíritu del manifiesto Abla de salud20 con el que comenzó todo esto para muchos, ha dejado paso a una suerte de actores secundarios de perfil bajo que no han demostrado aún nada (y posiblemente no lo hagan jamás), que se pelean por un minuto de gloria en el siguiente cursillo de fin de semana organizado por cualquiera de las múltiples empresas de formación que se nutren de la (dudosa) imagen en redes de estos sujetos, en muchos casos a la sombra del trabajo de otros compañeros dentro y fuera de la red.
Tristemente el criterio de mucha gente a la hora de valorar el esfuerzo se ve deslumbrado por una supuesta “grandeza” en sus aportaciones que no son más que la recopilación del trabajo de otros, sin más reflexión, sin generar en definitiva conocimiento alguno. Sin embargo, si que obtienen ese minuto de aplausos etiquetados con sus pertinentes “#“.
No todo está perdido, no quiero ser derrotista (aunque ganas no me faltan), pero en este tiempo han surgido compañeros que de verdad han cambiado su forma de trabajar (y la de muchos de nosotros) gracias a las reflexiones propias y de otros, a escuchar y masticar una y otra vez cosas tan lejanas aún como las relacionadas con la práctica basada en la evidencia (la de verdad, no la de boquilla de fardar del último paper de turno); compañeros que han crecido mucho y bien, y que gracias a ese impulso hacen un poquito más fácil que pasado mañana, la fisioterapia, nuestra fisioterapia, sea la profesión que se merece ser, y no el mercadillo de pseudoterapias y “extruterapias” que algunos  (no pocos) quisieran que siguiese siendo.
Esta reflexión servirá de poco más que de una pataleta, imagino, aunque mi auténtica pretensión no es otra que esperar que sirva a otros para empezar su propia reflexión sobre el asunto. Comienza un fin de ciclo en la fisioterapia 2.0, y creo que es un buen momento para este tipo de análisis.
  • El término 2.0 en salud deber servir para impulsar la colocación del paciente/persona y sus cuidadores como protagonistas del proceso, ayudados por los profesionales de la salud y mediado por las TIC, o mejor dicho, las TRIC (Tecnologías+Relación+Información+Comunicación). La simple presencia y acción online no hará que el paciente mejore. Hay que atravesar las pantallas y hacer que cada contacto cuente, tal y como promueve el NHS.

  • Relei el blog ya que me pareció interesante el termino 2.0, pero con lo leído sigo pensando en las clínicas de fisioterapia que tengo cerca y son desde hace un tiempo los que me han dado esa seguridad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies