Yo he venido aquí a hablar de mi libro!!!…
Diciembre 3, 2010
Trucos de Buffet para controlar la ingesta.
Diciembre 4, 2010

Efectividad de la manta eléctrica en el dolor muscular

Muchas veces los pacientes asocian que es el calor como concepto genérico el que es capaz de mejorar un problema muscular, y no están del todo equivocados, el calor tiene un efecto vasodilatador que favorece la circulación ayudando a relajar el músculo y la eliminación de sustancias algógenas(que causan dolor). Pero realmente el efecto terapéutico de la aplicación del calor depende de la fuente que lo produzca.
 
Cuando aplicamos calor , por ejemplo mediante una lámpara de infrarrojos, la onda emitida vibra en una frecuencia muy parecida al calor desprendido por el ser humano y eso facilita su penetrabilidad. Por las características propias de éste tipo de onda, la radiación infrarroja tiene la cualidad de traspasar piel y una primera capa muscular, hasta unos 2 cm de profundidad aproximadamente, suficiente para aliviar problemas superficiales. 

Generalmente la aplicación de radiación infrarroja, en torno a 10 – 15 minutos por sesión, suele ser suficiente, teniendo en cuenta la potencia de la lámpara y la distancia (en torno a 40cm aprox.). Hay distintos tipos de lámparas de infrarrojo en el mercado, pero las más habituales para aplicación por fisioterapeutas son las de 250W, y las que suelen venderse a pacientes, portátiles en su mayoría, suelen ser de 150W, lo que se traduce en una variante en distancia y tiempo en su aplicación. Si tienes acceso a una de estas consultale a tu fisioterapeuta antes de aplicarla, también hay riesgos y contraindicaciones como en cualquier tratamiento terapéutico.
 
Sin embargo, el calor producido por la manta eléctrica solo es capaz de traspasar la piel apenas unos 3mm, eso es suficiente para enviar una sensación de bienestar que es trasmitida al cerebro a través de los receptores de temperatura que están en la piel y aliviar temporalmente el dolor, “engañando” al cerebro generalmente durante la aplicación. Pero no es suficiente como para mejorar el problema de base, que requiere la relajanción del músculo y el resto de estructuras afectadas.
 
Existen variantes de la manta eléctrica en el mercardo, como los saquitos de semillas y los paquetes “Hotpack” que se compran en la farmacia, que se calientan en el microondas y cuando alcanzan una temperatura elevada se aplican hasta que pierden su calor. Son una variante moderna de la clásica bolsa de agua caliente. El problema de estos sistemas es que van perdiendo intensidad y son menos efectivos incluso que la manta.
 
A pesar de no ser la mejor opción terapéutica, es conveniente su aplicación como prevención antes de que una leve molestia muscular acabe en contractura (o Punto Gatillo). Debe calentarse a temperatura máxima antes de aplicarse, y luego reducir la intensidad a la mitad, colocársela directamente sobre la zona de dolor durante unos 20 minutos. No debemos sobrepasar este tiempo en la misma aplicación puesto que puede provocar el efecto contrario al deseado, así que nada de acostarse con la manta conectada!!. Podemos aplicarla tantas veces como queramos a lo largo del día dejando un espacio de tiempo de entre 1 y 2 horas como mínimo.
 
Recuerda que no es necesario acudir a tu médico inmediatamente por una ligera molestia, puedes probar a aliviarla con calor, o el estiramiento muscular, y si eso no es suficiente es cuando debes pedir opinión especializada, sin esperar a que se establezca la lesión. Si tienes cualquier duda sobre la aplicación o los efectos del calor pregunta a tu fisioterapeuta.


Imagen de Lina HH. Chen
  • luis lugo

    me gusto la informacion es muy acertada, gracias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies